BLOG

Guía para una inversión inmobiliaria segura

México es sinónimo de oportunidades cuando se trata de invertir en bienes raíces.

Gracias al constante flujo de visitantes, el sureste del país se ha convertido en uno de los destinos favoritos del capital de inversionistas locales y extranjeros.

Como efecto del desarrollo económico de la zona, también se ha incrementado la oferta de inversiones inmobiliarias pasando desde los lotes de inversión hasta la vivienda horizontal y el desarrollo vertical, lo que ha orillado a los inversionistas a informarse mejor sobre los riesgos de cada tipo de desarrollo para colocar su capital sólo en los mejores proyectos.

Riesgos de las inversiones inmobiliarias

Algunos expertos aseguran que invertir en el sector inmobiliario es sinónimo de garantizar ganancias, esta idea no es del todo errónea pues, en teoría y generalmente, los bienes raíces no se deprecian, por el contrario, incrementan su valor con el paso del tiempo y a este efecto se le conoce como plusvalía.

El detalle está en que la plusvalía no es un efecto que se dé en automático por el paso del tiempo, sino que necesita de otra serie de factores que harán que, con el paso de los años, incremente el valor de una propiedad. Seguramente en algún viaje en carretera has encontrado letreros de “SE VENDE TERRENO” en zonas alejadas y con poca comunicación, y es que para que el valor de una propiedad incremente es indispensable que exista infraestructura, conectividad y desarrollo urbano en la zona.

En el desarrollo de vivienda se necesita, además, garantizar la calidad de la construcción y el acceso a servicios básicos, de lo contrario las personas afectadas podrían abandonar la zona y provocar un descenso en la demanda, y a su vez, en los precios de estas viviendas.

5 elementos que dan seguridad a tu inversión inmobiliaria

Ante la extensa oferta inmobiliaria del sureste mexicano, y sin importar el tipo de propiedad en el que desees invertir, existen algunos factores que te ayudarán a mitigar el riesgo de tu inversión:

  1. Legalidad: El desarrollador inmobiliario debe contar con la estructura legal y el vehículo de capital adecuado para llevar a cabo el proyecto, así como con los permisos y documentos que avalan su capacidad jurídica antes, durante y después de terminada la construcción. Sin experiencia previa invirtiendo en bienes raíces, revisar estos documentos puede ser una tarea difícil. En Arces nuestros expertos analistas evalúan y filtran a los desarrolladores y proyectos que tienen certeza jurídica y que cumplen con los requisitos de nuestra metodología regulada, la cual avala nuestra experiencia. Arces, a su vez, es una institución autorizada para operar como tal por la CNBV, por lo que se encuentra regulada y supervisada por las autoridades financieras.

  2. Ubicación estratégica: La plusvalía de los bienes raíces no es un efecto exclusivo del paso del tiempo. Para que una propiedad realmente incremente su valor debe tener una ubicación que garantice, al menos, el acceso a servicios básicos, conectividad y desarrollo urbano. Para mitigar este riesgo habrá que analizar la mancha urbana de la ciudad y determinar si existe un crecimiento proyectado hacia la zona de compra; un Plano catastral puede dar soporte a esta proyección al ser la descripción gráfica y detallada de todas las tierras comprendidas en territorio nacional, mostrando ubicación y linderos con la finalidad de mejorar la seguridad jurídica de los bienes inmuebles en el país. ¿Sabías que Mérida tiene uno de los mejores catastros de Latinoamérica?

  3. ROI: El Retorno de inversión (o Return of Investment por sus siglas en inglés) es una métrica utilizada para medir el beneficio de tu inversión y dependerá de la manera en la que genere ingresos el proyecto. Para comprender esta métrica es indispensable analizar en qué etapa del desarrollo se está realizando la inversión; por ejemplo, muchos desarrollos inmobiliarios ofrecen precios atractivos durante la preventa pues en esta etapa los inversionistas asumen el riesgo de adquirir un bien (aún) intangible. Comprar en esta fase no sólo permite adquirir una propiedad con descuento, al hacerlo a través del crowdfunding inmobiliario de Arces puedes, además, dar puntual seguimiento al desarrollo de la obra y al retorno de tu inversión.

  4. Documentación: Comprende las condiciones de la inversión incluyendo el monto invertido, los metros cuadrados de terreno y/o construcción, así como otros documentos complementarios que brindan soporte a las especificaciones contenidas en el contrato. En las inversiones inmobiliarias, documentos como el uso de suelo, el título de propiedad y la libertad de gravamen, mitigan el riesgo de fracaso de tu inversión. Antes de firmar revisa detenidamente cada cláusula de tu contrato y resuelve tus dudas con nuestros ejecutivos para hacer de este proceso una inversión confiable y transparente.

  5. Diversificación: Una premisa básica de las inversiones es la diversificación, colocar tu capital en diferentes proyectos o plataformas es una manera de mitigar el riesgo de pérdida de algunos proyectos y compensarlo con las ganancias de otros.

Invertir en regiones en crecimiento, como el sureste mexicano, es un “must” en tu portafolio pues presenta oportunidades únicas como la plusvalía en aumento de la zona y los planes de desarrollo económico que incluyen proyectos gubernamentales como el Tren Maya y el tren eléctrico Ie-tran, y de la iniciativa privada como plantas, manufactura e industria. No dejes pasar esta oportunidad, forma parte de la comunidad exclusiva de inversores de Arces, una plataforma regulada que te permite acceder a los mejores rendimientos del mercado inmobiliario, brindando seguridad y transparencia a tu capital.