BLOG

Todo sobre el crowdfunding inmobiliario

Inteligencia artificial, blockchain, big data… Estos términos se escuchan cada vez con más frecuencia y forman parte de lo que se conoce como la era de la Web 3.0, esta evolución del internet que representa los desarrollos logrados con respecto a la interacción digital de las personas, la distribución de contenido y las transacciones.

Las finanzas son otro aspecto relevante de esta evolución digital no solamente por la llegada de las monedas descentralizadas, sino también por el nacimiento de las Fintech, empresas que con el uso de tecnologías brindan soluciones financieras que antes eran exclusivas de los bancos o los grandes fondos de inversión.

Los avances de la Web 3.0 permitieron crear soluciones que combinan tecnología y finanzas para poner al alcance de más personas, el acceso a productos financieros seguros y transparentes; el crowdfunding inmobiliario es uno de ellos.

¿Qué es el crowdfunding inmobiliario?

El financiamiento colectivo o crowdfunding inmobiliario es un método de inversión en el que diferentes personas (inversionistas) aportan capital para construir un proyecto inmobiliario.

Lo interesante de este modelo de negocio es que permite que una propiedad o proyecto inmobiliario pueda fraccionarse entre varios inversionistas y de esta manera, disminuir el ticket de entrada.

Para los desarrolladores inmobiliarios el crowdfunding ofrece una fuente más de financiamiento; hasta hace algunos años los desarrolladores solo tenían la oportunidad de financiarse con créditos bancarios a través de una línea de crédito especializada para la construcción en la que suelen cobrar altas tasas de interés y recibir los desembolsos (ministraciones) poco a poco conforme el avance del proyecto, esto en muchas ocasiones suponía un retraso en el flujo del constructor, en sus pagos y por consecuencia, en las fechas de entrega.

A través del crowdfunding inmobiliario el desarrollador tiene la ventaja de acceder a una opción más de financiamiento de manera fácil, rápida y en ocasiones, a una tasa de interés con mayor oportunidad de negociación.

Ventajas del crowdfunding inmobiliario para el inversionista

La llegada de las empresas Fintech supone una ventaja para democratizar las grandes inversiones en bienes raíces, opciones que antes eran accesibles únicamente para aquellas personas que contaban con un capital de millones de pesos, pues no existía otra manera (formal) de compartir el riesgo con otros inversionistas.

Ahora gracias al crowdfunding inmobiliario es posible “dividir” el “pedazo de pastel” de tu inversión en fracciones más pequeñas y compartir el riesgo con otros inversionistas.

Una ventaja de adquirir una de las “fracciones” de una propiedad es que puedes diversificar tu portafolio inmobiliario tanto como quieras accediendo a proyectos inmobiliarios exclusivos sin necesidad de invertir en la totalidad del inmueble, además, al operar bajo un modelo de fondeo colectivo, la promoción de boca en boca puede acelerar el fondeo y por ende, la obtención de las ganancias.

Además, este vehículo de inversión representa una opción para acceder a los rendimientos del mercado inmobiliario sin necesidad de ser experto en el tema, pues es la empresa Fintech quien desarrolla la metodología que siguiendo las demandas regulatorias, servirá como filtro para investigar a los desarrolladores y elegir los mejores proyectos, según sus modelos de inversión y objetivos.

Regulación Fintech

Con el surgimiento de las empresas Fintech alrededor del mundo, se ha impulsado a las instituciones involucradas a crear marcos regulatorios que supervisen el nivel de seguridad tecnológica, la operación financiera, el cumplimiento de leyes anti-lavado de dinero, la protección de datos personales entre otros aspectos relevantes que garantizan que el dinero de los ahorradores e inversionistas está en buenas manos.

El marco regulatorio mexicano de la Ley Fintech comenzó en la mesa de Comisión Nacional Bancaria y de Valores junto con algunos jugadores Fintech que ya se encontraban operando sin regulación (puesto que en ese momento aún no existía); en conjunto crearon y perfeccionaron esta ley que a partir de 2018 sirve para regular a todas las empresas que deseen captar recursos de los mexicanos y operar a través de plataformas tecnológicas. Las empresas Fintech reguladas en México son de dos tipos:

Instituciones de financiamiento colectivo o Crowdfunding: Este modelo de negocio ofrece a partir de plataformas, poner en contacto a posibles inversionistas interesados en los proyectos que se proponen. Arces opera bajo este modelo de negocio, poniendo a tu alcance la oportunidad de invertir en los mejores inmuebles (proyectos de inversión) en las zonas de mayor plusvalía del país.

Instituciones de Fondos de pago electrónico: Son empresas que desarrollan sistemas de pagos electrónicos en donde se registran los cargos y abonos en tiempo real.

Tipos de crowdfunding inmobiliario

Dentro del crowdfunding inmobiliario existen diferentes formas en las que los inversionistas obtienen ganancias:

  • Crowdfunding de deuda: En este esquema el desarrollador inmobiliario contrae una obligación con los inversionistas misma que debe pagarse a un plazo determinado, a una tasa de interés fija y con una garantía, casi siempre real, que respalda la inversión. Es decir, la ganancia de los inversionistas viene del cumplimiento del desarrollador en el pago de la deuda.

  • Crowdfunding de capital: Funciona de forma similar al crowdfunding de deuda, solo que en este modelo se financia colectivamente a una empresa mediante la compra de participaciones (acciones) de la misma y la suscripción a una ampliación de capital. El inversionista tiene participación en el capital de la empresa, así que, en lugar de recibir ganancias por los intereses cobrados de un crédito, participa de los beneficios del negocio completo.

  • Crowdfunding de copropiedad o regalías: Aquí inviertes para convertirte en dueño de una fracción del inmueble, esto implica acceder a las ventajas de propietario como generar plusvalía o vender tus fracciones en el momento que tú decidas. Tus retornos de inversión vienen de la venta de los inmuebles que se adquirieron en etapa de preventa o construcción, no tiene un plazo definido ni una obligación garantizada explícita pues participa con el negocio en el riesgo de éxito o fracaso.

El esquema de inversión inmobiliaria de Arces opera bajo el modelo de copropiedad o regalías, con la particularidad de que, al invertir en cualquiera de los proyectos, te conviertes en dueño de “títulos de propiedad” que representan una proporción alícuota de la plusvalía. Este tipo de inversión implica invertir en el momento de preventa para obtener rendimientos al momento de la venta, mismos que pueden ir de 15% a 30% con un plazo de retorno estimado entre 24 y 36 meses.

El crowdfunding inmobiliario es la evolución de las inversiones inmobiliarias involucrando los beneficios tecnológicos de la Web 3.0 para ofrecer seguridad, diversificación y accesibilidad desde la palma de tu mano.