BLOG

¿Qué debo considerar al invertir en un proyecto inmobiliario?

La inversión inmobiliaria puede darse principalmente de dos formas: la primera es la más conocida, adquirir una casa propia para, en el largo plazo, dejar de pagar rentas, aumentar la capacidad de ahorro e incrementar tu patrimonio.


Por otro lado, tenemos la inversión inmobiliaria con el objetivo de incrementar el valor del dinero en el tiempo a través de proyectos rentables.


Para ver con claridad la diferencia entre ambas inversiones es necesario que retomemos una de las fórmulas básicas de las finanzas personales:

Recordemos que los activos son todos aquellos bienes propios que nos ayudan a incrementar nuestros ingresos, por ejemplo, un negocio o tus ahorros. Por el lado de pasivo tenemos todas las obligaciones y compromisos que salen de nuestra cartera como el pago de tarjetas de crédito o un crédito hipotecario; la diferencia entre lo que es propio y lo que “debemos” nos da como resultado el capital, incrementar el patrimonio se trata precisamente de incrementar el capital.


En este contexto, la inversión inmobiliaria como vivienda propia, cuando se utiliza un crédito hipotecario para su financiamiento, representa la adquisición de un activo, pero a su vez, de un pasivo, es decir, si adquieres una propiedad con valor de $2 MDP por un enganche de 20%, solamente $160K formarían parte de tus activos y $1.84 MDP de tus pasivos, es por esto por lo que decimos que el horizonte de esta inversión es a largo plazo al estar ligado al plazo de tu financiamiento.


La inversión inmobiliaria como estrategia de un portafolio de inversiones es una manera de incrementar tus activos sin, precisamente, incrementar tus pasivos. Hasta hace algunos años esta opción era exclusiva para personas con alto poder adquisitivo que podían invertir en un desarrollo inmobiliario durante la construcción y recuperar su inversión en la venta, o bien, en la renta u operación del bien inmueble.


Arces es la nueva opción para invertir en el mercado inmobiliario de una manera práctica, digital y segura, sin precisamente tener que adquirir un pasivo. En la actualidad y gracias a la tecnología, empresas Fintech de crowdfunding inmobiliario como Arces ponen a disposición de los inversionistas proyectos de inversión inmobiliaria en el sureste con los mejores rendimientos del mercado. El crowdfunding inmobiliario de Arces, a diferencia de hace muchos años, permite adquirir fracciones de un bien inmueble entre varios dueños lo que, por consecuencia, requiere de un monto menor de inversión comparado con el capital requerido para adquirir una propiedad completa.

¿Por qué invertir en un proyecto inmobiliario?


Sin importar cuál sea el objetivo de tu inversión inmobiliaria, un aspecto a tomar en cuenta al adquirir una propiedad es que es una inversión tangible ideal para personas con poca tolerancia al riesgo, a diferencia de adquirir acciones o criptomonedas, un bien inmueble te permite ver y tocar (literalmente) tu inversión en proyectos de vivienda, oficinas o comerciales.


Desde el punto de vista financiero, la principal ventaja de la inversión inmobiliaria es la apreciación de tu dinero en el mediano o largo plazo, pues al aumentar la plusvalía de la propiedad, es decir, su valor en el mercado, tienes la oportunidad de ganar más por tu inversión.


Principalmente por estos dos motivos es que el ramo de los bienes raíces ha tenido un gran auge en los últimos años dando paso a muchas oportunidades de inversión, especialmente en el sureste mexicano. De ser una zona expulsora, Yucatán y Quintana Roo se han convertido en estados receptores, de acuerdo a datos del INEGI entre 2015 y 2020 llegaron más de 100,000 personas a vivir a Yucatán y más de 187,000 personas a Quintana Roo. En la actualidad existe un importante incremento en la demanda de bienes inmuebles y servicios, y esto a su vez también favorece a la plusvalía y el retorno de inversión.


El incremento en la demanda también ha propiciado un incremento en la oferta inmobiliaria por lo que es importante conocer los aspectos clave que te ayudarán a identificar y elegir los proyectos inmobiliarios que te otorguen: Seguridad, Confianza y Valor.


Puntos clave del desarrollador


El desarrollador inmobiliario es el encargado de orquestar el proyecto inmobiliario, desde aquí se estudia al mercado, se crea el proyecto, se coordina la construcción y se realiza la actividad comercial (venta). Para trabajar solamente con los mejores desarrolladores, en Arces desarrollamos una metodología propia respaldada por un comité de expertos que evalúa, a grandes rasgos, los siguientes aspectos:


Seguridad: Iniciando por la estructura legal del proyecto para asegurarse de que el desarrollador inmobiliario existe y está debidamente constituido hasta comprobar su estructura accionaria y el alcance de sus poderes. Para brindar seguridad a los inversionistas, se realiza una investigación exhaustiva que examina a detalle diferentes áreas del proyecto para determinar si cumple o no con sus obligaciones y si existen riesgos derivados de su actividad. A esta investigación se le conoce como Due Dilligence o “debida diligencia”. Cuando no existe un intermediario especializado que lleve a cabo esta investigación, deberás hacerla por tu cuenta.


Confianza: Para poner tu inversión en manos de los mejores, en Arces trabajamos únicamente con desarrolladores del sureste mexicano que tengan experiencia previa y resultados comprobables.


Valor: El valor que puede otorgar el desarrollador a clientes e inversionistas como la rentabilidad del proyecto, las garantías que el desarrollador ofrece al comprador después de la entrega del inmueble y la calidad de la construcción.


Puntos clave del desarrollo


El desarrollo inmobiliario es el vehículo para recuperar e incrementar el valor de tu dinero, para mitigar los riesgos de perder con tu inversión inmobiliaria es necesario conocer los siguientes aspectos:


Seguridad: Sobre el desarrollo es importante conocer si existen gravámenes sobre el terreno o la propiedad, es decir, si el bien inmueble es el colateral o garantía de un crédito. Permisos de construcción, de Impacto ambiental, de Seguridad para los trabajadores, entre otros, también son importantes para mitigar el riesgo de que el proyecto no se concluya, y, por lo tanto, la venta tampoco. En Arces nos encargamos de recabar y validar la información más importante de cada proyecto para brindar mayor seguridad a tu inversión.


Confianza: La plusvalía inmobiliaria se refiere al incremento de valor de la propiedad con el paso del tiempo. Para que un proyecto realmente genere plusvalía es necesario conocer la ubicación del desarrollo, así como la conectividad, la infraestructura y el acceso a servicios básicos de dicha ubicación, estos aspectos son los que generan demanda en el desarrollo y a su vez, plusvalía en tu propiedad. Parte del Due Dilligence que lleva a cabo Arces incluye la revisión del plan catastral estatal o municipal para asegurarse de que habrá desarrollo en las zonas de sus proyectos inmobiliarios, de acuerdo a su uso y/o división.


Valor: El valor de una propiedad comienza en el momento de la preventa cuando existe un estudio de mercado y un proyecto que describe las características de la construcción. Este es el mejor momento para invertir pues al no existir una propiedad tangible, accedes al menor precio por m2 al asumir el riesgo de la construcción; a partir de este momento el precio de la propiedad se incrementa pues el riesgo de construcción disminuye. Invertir en preventa supone un mayor Retorno de Inversión pues te permite comprar a precio de preventa y vender a precio de mercado.


Sin importar la forma de tu inversión inmobiliaria recuerda que tu objetivo para alcanzar la libertad financiera es incrementar tu patrimonio, aprovecha esta oportunidad que nos brinda la tecnología para acceder a este tipo de inversiones rentables y asesórate con los expertos inmobiliarios de Arces para tomar las mejores decisiones para tu portafolio.